Archivo de la categoría: Europa

Ruta de 7 días por Italia: Verona, Venecia, Florencia y Milán

Ruta de 7 días por Italia:  Verona, Venecia, Florencia y Milán

Este pasado verano nos hemos recorrido una cachito de la bota de nuestros amigos italianos. Por un sinfín de razones volvería a visitar Italia.

El idioma fácil de entender para nosotros, la gastronomía, el clima, su historia, su gente, … y además de todo esto, ¡está muy cerca de España!.

Italia es ideal para escapadas en cualquier época del año y vacaciones de verano si no llevas mal el calor de estos meses.

Para desplazarte por Italia utiliza el tren sino quieres alquilar coche. Yo compro los billetes a través de la web  goeuro.es de manera muy sencilla y sin complicaciones, sobretodo si tus destinos son las ciudades más conocidas del país.

Visitar a mi amiga Mary en su tierra en una ocasión tan especial como su boda y disfrutar de la hospitalidad de los italianos fue el mejor comienzo para mi ruta de 7 días por Italia este verano. ¡No podía comenzar mejor!

Partimos de su pueblito en el norte de Italia, Padernello, rumbo a la coste este del país, hacemos un alto en el camino para disfrutar de la ciudad del amor, Verona. Os detallo la visita a la ciudad en nuestro primer día de la ruta por Italia:

Día 1: Verona, mucho más que Romeo y Julieta

Vista del Castillo de San Pietro en Verona, desde donde obtener las vistas de Verona.
Vista del Castillo de San Pietro en Verona, desde donde obtener las vistas de Verona.

Después de visitar esta bella ciudad nos dirigimos a Venecia, única y tan especial que tienes que visitarla al menos una vez en la vida.

En Venecia nos alojamos muy cerca de la estación de trenes. Como os comento en la entrada, es una gran idea porque dejas tu equipaje y comienzas el recorrido bordeando el Gran Canal acercándonos a la bellísima Plaza de San Marcos.

Remarco de nuevo la idea de utilizar el transporte público porque si además tu idea es visitar Venecia, recuerda que la ciudad es totalmente peatonal.

Día 2, 3 y 4: Tres días en Venecia

Vista de la Catedral de San Marcos en Venecia.
Vista de la Catedral de San Marcos en Venecia.

Venecia me apasiona. En estos tres días disfruté de recorrer la ciudad, visitar alguna de sus islas como Murano, Burano (con sus casas de colores) e incluso de la playa en Venecia, en el Lido de Venecia.

Día 5 y 6: Florencia

Los dos siguientes días los dedicamos a Florencia. Otra de los must de Italia. Para los amantes del arte es su ciudad.

Te embelesa con su historia y museos inluso al aire libre.

El Ponte Vecchio. Uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad de Florencia.
El Ponte Vecchio. Uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad de Florencia.

Día 7: Un paseo por Milán

Nuestro viaje termina donde comenzó, en Milán.

Si buscas información de Milán te llevarás la idea de aún siendo la ciudad da la moda poco más ofrece, una ciudad fea,  “sin nada”, si bien es verdad que comparada con las anteriores no tiene nada que ver; en mi opinión, la Catedral es increíble y se disfruta de un agradable paseo por sus calles.

En particular, el paseo desde el Duomo de Milán hacia el parque Sempione haciendo parada en el Castillo Sforzesco es muy recomendable.

Y aquí terminó nuestro viaje a Italia de este verano, que nos dejó con muchas ganas de más. Volveré pronto.

 

Milán en un día

Un paseo por Milán

No se conoce una ciudad en un día, con eso en mente, las rutas que describo para un día, son para conocer los más destacado de la ciudad porque estaba de paso en tu viaje o cualquier motivo que te ha permitido pasar un día en ella.

En mi caso, la vuelta a Madrid de mi viaje por Italia, donde hemos recorrido Venecia  durante tres días, Verona en un día y Florencia en dos, era desde Milán.

Milán es la ciudad de la moda, una ciudad muy grande pero que visitar su centro te ofrece la posibilidad de ver lo más destacado.

El recorrido de un día en Milán comienza en la Plaza del Duomo para visitar la Catedral, paseamos por la vía Dante para llegar al Castillo Sforzesco y terminamos en el parque Sempione en el Arco de la Paz.

La Piazza Duomo

El Duomo de Milán y su plaza es el must de cualquier visita a la ciudad de Milán. Habrás visto miles de fotos de la plaza y de fondo su Catedral.

La verdad que la Catedral es impresionante, su fachada de mármol blanco rosado y su terraza con torres acabadas en estatuas que desde lo alto contemplan la ciudad.  Es un auténtico placer visual.

Es una de las iglesias más grandes del mundo, con una capacidad de 40.000 personas en su interior, esto nos da una idea de la magnitud de la construcción.

Casi 600 años en terminar esta enorme catedral gótica. Durante todos esos años podéis imaginar los arquitectos, artistas que participaron esta obra. El resultado, una arquitectura única.

El interior de la Catedral

Como es habitual, la cola para entrar al interior es algo esperado.

Lo que no es tan habitual es que para entrar al interior se pague. Tened en cuenta que la entrada a la Catedral de Milán no es gratuita, tiene un coste de 3,50 euros con acceso también al museo.

Nosotros esperamos algo más de una hora pero en mi opinión merece la pena la espera.

Entre los elementos decorativos que más destacan se encuentran unos enormes cuadros que de entre las columnas dejan ver diferentes escenas religiosas. Las vidrieras son espectaculares.

Entre las columnas cuadros de escenas religiosas

Estatuas de santos se distribuyen a lo largo del interior;  entre ellos una que realmente impresiona, la estatua de Bartolomé el Apóstol, patrón de los curtidores.

Bartolomé aparece con su propia piel arrancada y colgando sobre sus hombros.

Estatua de San Bartolomé
Bartolomé Apostol, una de las estatuas que más impresiona en el interior de la Catedral de Milán.

Puedes visitar su terraza panorámica y desde ahí ver los pináculos y estatuas de cerca. Para consultar las diferentes opciones de visita con su precio y comprar los tickets accede a la web del Doumo de Milán.

Galleria Vittorio Emanuele II

Es un punto interesante por la arquitectura que la galería tiene, además de concentrar las tiendas más famosas de Milán. Se encuentra justo al lado de la Catedral. Inevitable acceder a ella.

Se le conoce como el ‘Salón de Milán’  y se conforma por dos arcadas perpendiculares cubiertas por una bóveda de vidrio y hierro.

Hay restaurantes a lo largo de toda la galería,  algunos de los más antiguos de Milán, como el histórico Café Biffi, fundado en 1867.

El Castillo Sforzesco

Otro de los iconos de la ciudad de Milán es el Castillo Sforzesco. Construido como fortaleza en el siglo XIV. Más tarde la familia Sforzo lo convierte en una de las mejores cortes de toda Italia y   años después vuelta de nuevo a su función militar.

Torre del Filarete, entrada principal al Castillo Sforzesco

Destaca su entrada principal a través de la Torre del Filarete.

Ahora está lleno de museos: el Museo de Arte Antiguo, la Pinacoteca, colecciones de Artes Decorativas, el Museo Egipcio, el Museo de Instrumentos Musicales,…

No tenía mucho tiempo por lo que no pude visitar ninguno de ellos pero sí es totalmente recomendable dar un paseo por su patio central y alrededores.

Fachada del Castillo Sforzesco a la salida que da acceso al Parque Sempione.
Fachada del Castillo Sforzesco a la salida que da acceso al Parque Sempione.

El Parque Sempione

Junto al Castillo, en la salida al otro lado de la puerta de entrada, verás el comienzo del Parque Sempione.

Es un parque muy agradable y enorme, cuenta con 47 hectáreas en las que puedes encontrar un lago artificial y algunas edificaciones destacadas como el Arco della Pace, arco del triunfo por el que hicieron su entrada triunfal en Milán Napoleón  Bonaparte y Victorio Manuel II en el 1859. 

Arco de la Paz en Milán
Arco de la Paz en Milán.
Vista del Arco de la Paz desde el comienzo del Parque Sempione.

Podéis observar las dimensiones del parque en esta última foto, el Arco de la Paz está al fondo.

La Arena Civica es otro de los destacados, un gran anfiteatro en el que se celebran competiciones de atletismo y conciertos.

 

Florencia en dos días

Dos días en Florencia

Florencia es la capital de la Toscana, podría ser la base perfecta para recorrer esta preciosa región, pero esto lo haremos en otra ocasión sin duda.

Además es una de las ciudades artísticas más importantes del mundo. Figuras como Leonardo Da Vinci, Miguel Ángel, Dante, Botticelli,  entre otros muchos más, la convierten en imprescindible si hablamos del tema.

Disponemos de dos días para visitar Florencia, de manera que he seleccionado los mejores lugares qué ver en Florencia y más significativos de la ciudad.

Día 1: Recorrer la ciudad de Florencia

En el primer día de mi escapada a Florencia recorrimos la ciudad de plaza en plaza por sus calles llenas de arte. Nuestros objetivos a cumplir:  la plaza del Duomo de Florencia, la Plaza de la Señoría, la Plaza de la República, la Galería Uffizi y ese puente que cruza el río Arno con sus casas colgadas, el Ponte Vecchio. ¡Qué mejor que acabar el día con un  atardecer a la orilla del río con vistas al Puente Viejo!

Conocida como cuna del renacimiento recorriendo sus calles encuentras edificios únicos e incluso alguna plaza que es un auténtico museo al aire libre, la Piazza della Signoria.

Primer día en Florencia

La Plaza de la Señoría.
En la Plaza de la Señoría puedes visitar el Palacio Vecchio y sentarte en la Logia dei Lanzi para admirar importantes obras de arte.

Día 2: Las mejores vistas de Florencia

En nuestro segundo día, a primera hora visitaremos el Duomo por dentro. Recordad siempre que para acceder a las catedrales la entrada es gratuita pero has de hacer una cola que te llevara una media de una hora.

Madrugamos un poco y directos a visitar la Catedral de Santa María del Fiore.

En este día queremos alcanzar las mejores vistas de la ciudad, de manera que en esa dirección vamos. Cruzaremos, de nuevo el Ponte Vecchio y ascendemos hacía la Plaza de Miguel Ángel. Nuestra recompensa unas espectaculares vistas de la ciudad.

Mirador de la Plaza de Miguel Ángel
Las mejores vistas de la ciudad de Florencia se obtienen desde esta plaza.

Te cuento en detalle el recorrido para llegar al mejor mirador de la ciudad y obtener las mejores vistas de Florencia.

 

 

 

 

 

Las mejores vistas de Florencia: desde la Plaza de Miguel Ángel

Hacia las mejores vistas de Florencia

El segundo día en Florencia lo dedicamos a visitar aquellos lugares que no pudimos en nuestro primer día en la ciudad y disfrutar de las mejores vistas de Florencia.

Teníamos pendiente entrar al Duomo, madrugando un poco vamos directamente a la cola para entrar a la Catedral.

Mi consejo es que proveches la cola para hacer unas fotos y se tome con paciencia. Recordad que hay que ir cubiertos hasta las rodillas y hombros.

La Catedral de Florencia

En mi opinión, la Catedral es mucho más espectacular por fuera que que por dentro. Destaca en su interior la cúpula de 114 metros de alto y 45 metros de diámetro, completamente decorada con pinturas al fresco que representan escenas del Juicio Final.

Piazzale Michelangelo

Volveremos a pasar por el puente Vecchio y nos dirigimos  a la Piazzale Michelangelo. La Piazzale es un mirador espectacular desde donde se obtienen las mejores vistas de Florencia. En mi opinión, es este lugar es imprescindible.

Desde el puente Viejo hasta la Plaza de Miguel Ángel serán unos 25 minutos de subida, en verano hay que sumar el calor. Si quieres reservar fuerzas hay autobuses que facilitan la tarea; las líneas 12 y 13 te dejan en la misma plaza.

A mi me gusta caminar por eso nosotros lo hicimos a pie, un tanto acolorados pero poco a poco alcanzamos el objetivo. Nuestra recompensa fueron unas increíbles vistas de Florencia.

Mirador Piazzale Michelangelo
Desde el mirador de la Plaza de Miguel Ángel se obtienen las mejores vistas de Florencia.

En la plaza hay una réplica en bronce del David de Miguel Ángel, restaurante y cafetería.

Santa María Novella

La bajada, mucho más llevadera, nos lleva de nuevo a la orilla del río Arno. Y caminando por la orilla, nos dirigimos a una de las iglesias más importantes de la ciudad, Santa María Novella. El recorrido caminando es de unos 30 minutos.

Esta vez atravesaremos el río por el puente de Santa Trinidad, es el puente elíptico más antiguo del mundo y podrás ver otra perspectiva del puente Vecchio.

Vista del Puente Vecchio
Vista del Puente Vecchio desde el puente Santa Trinita.

La iglesia de Santa María Novella es una de las obras más importantes del Renacimiento florentino.

Destacaría su fachada en mármol que se recubrió de color blanco y verde combinando con otras edificaciones de la ciudad en una fase posterior a su construcción.

Fachada de Santa María de la Novella
La fachada de Santa María de la Novella está totalmente recubierta de mármol blanco y verde.

Su interior cuidado al detalle con importantes frescos.

 

Primer día en Florencia

Recorrer  la ciudad de Florencia

Esta vez igual que en nuestra ruta de 3 días por Venecia, alojarse cerca de la estación de trenes es una buena opción. Dejas las maletas y sin perder un segundo te sumerges en la ciudad.

En esta ciudad los mecenas arropaban a los artistas para que trabajaran para ellos. Potenciaron cultura, arte y arquitectura, de ahí el legado de figuras como Miguel Angel, Leonardo Da Vinci y Botticelli.

Día 1: Florencia

Florencia, de plaza en plaza hacía el Puente Vecchio

Me gusta recorrer las ciudades de plaza en plaza. Las plazas están llenas de vida, de historias, encuentros y desencuentros. Me gustan las plazas y me resulta fácil recordar las rutas de esta manera.

La Plaza del Duomo de Florencia

Absolutamente impresionante, domina la plaza la Catedral de Santa María dei Fiore, acompañado del Campanille de Giotto, su campanario, y el Baptistero de San Juan.

Plaza del Duomo de Florencia

La fachadas de este de complejo cristiano son únicas, de mármol blanco y verde conforman una imagen extraordinaria.

De Santa María de las Flores destaco el dato de su cúpula de 114 metros de altura. Si por fuera parece que no les faltó detalle en cada uno de sus metros, por dentro es mucho más austera. Destacando la cúpula  de 45 metros de diámetro, decorada en su interior por escenas del Juicio Final.

La entrada a la Catedral la dejamos para el segundo día en Florencia. La entrada a la Catedral es gratuita realizando con paciencia la cola que se forma; puede llevar en torno a 1 hora y media. Recordad que para entrar hay que ir con los hombros cubiertos y largo de la vestimenta hasta las rodillas.

Plaza de la República

No muy lejos del centro religioso, la Plaza del Duomo, llegamos al centro comercial, la Plaza de la República.

En la Edad Media estaba repleto de puestos, el típico mercado un poco caótico, lejos del actual ordenado  y rodeada de tiendas de lujo.

Se comienza a cambiar cuando se establece la capital italiana en Florencia en 1865, poco duró ya que 6 años más tarde le arrebata el título Roma.

Se le conoce como el Mercado Viejo, así se diferencia del Mercado del Porcellino, Mercado Nuevo.

Mercado Nuevo o del Porcellino en Florencia.

No olvidéis esta estatua de bronce, tocar el jabalí trae buena suerte si seguís los pasos que indica la leyenda.

La Plaza de la Señoría

La Piazza della Signoria, esta es la plaza del poder civil. La encontramos de camino al río Arno y la edificación más destacada es el Palacio Vecchio. En su entrada, encontrarás las esculturas de Adán y Eva, una copia de El David de Miguel Ángel y Hércules y Caco.

El Palacio Vecchio destaca por su estructura similar a un castillo con su torre de 94 metros.

Palazzo Vecchio
El Palazzo Vecchio destaca por su forma de Castillo y su torre. En su interior alberga un museo donde se exponen obras de Bronzino, Miguel Ángel y Giorgio Vasari entre otros.

LLama la atención también, un soportal que se encuentra repleto de esculturas, como un museo al aire libre. Es el momento de sentarte para admirarlas, su nombre es la Logia dei Lanzi.

El Rapto de las Sabinas
El Rapto de las Sabinas de Giambologna.

Lamentablemente la Fuente de Neptuno está en proceso de reconstrucción. De manera que la vimos a través de la estructura que la protege. Está llena de detalles y volveremos para verla en todo su esplendor.

Es una de las plazas más animadas a cualquier hora del día.

Justo al lado de el Palacio Vecchio y dirección al río, se encuentra la Galería Uffizi, la galería más antigua del mundo y donde se encuentra una de las colecciones de arte más famosas. La cola para acceder como siempre es importante.

El pasaje de esta galería da acceso al río Arno. Desde aquí ya se divisa el Puente Vecchio, nuestro final del recorrido del primer día en Florencia.

Puente Vecchio

El puente más famoso del mundo. Con sus casas colgadas, que por un momento me han recordado a Cuenca con sus casas colgadas.

El Puente Viejo, estampa emblemática de Florencia. Destaca por sus casas colgadas.

El Puente Viejo fue construido en el 1345, es el puente de piedra más antiguo de Europa. En su origen lo ocupaban curtidores y carniceros, ¿os imagináis el olor en este puente con el calor que hace en verano en Italia?

Parece que a los Medici les gustaba más el olor del oro  y sustituyó estas actividades por comercios de los mejores joyeros. Actualmente está llena de joyerías.

Puedes disfrutar de un precioso atardecer desde el puente y sus alrededores a la orilla del río.

Qué ver en Venecia en tres días

Venecia en tres días

Y de Verona nos fuimos a Venecia. Te cuento el recorrido para tres días en Venecia, aprovechando el tiempo al máximo posible. Recorremos el Gran Canal deteniéndonos en los lugares más emblemáticos y reservamos un día para relajarnos en las playas de Venecia.

Nos alojamos cerca de la estación de trenes de Santa Lucía y tengo que decir que es una gran idea porque Venecia no es muy grande. Llegas de la estación, dejas las maletas y comienzas el recorrido del Canal de principio a final. Pueden ser unos 40 minutos tranquilamente disfrutando del paseo hacia la Plaza.

La ruta por Venecia que planteamos para tres días dedica un día y medio a recorrer la ciudad de Venecia y una tarde para visitar las islas más conocidas de la Laguna de Venecia: Murano, Burano y Torcello; en el último día nos vamos al Lido de Venecia de relax.

Día 1: Recorrido por el Gran Canal de Venecia

Venecia es una pequeña ciudad en un archipiélago, 118 islas conectadas entre sí por puentes. Su centro histórico, tan particular que hace Venecia única y especial. Es de los destinos que tienes que visitar al menos una vez en tu vida.

Totalmente peatonal, la hace ideal para recorrer a pie. Sus conocidos vaporettos son el medio de transporte de gestión municipal, los autobuses acuáticos. Usaremos también este medio de transporte.

Recorrer Venecia

Día 2: Más Venecia y Murano, Burano y Torcello

Recorrimos la ciudad por la mañana y entramos a los lugares más emblemáticos como la Basílica de San Marcos.

Después de comer en Venecia, tomamos un vaporetto que nos lleva a las islas de Murano, Burano y Torcello.

Murano, conocida por la fabricación del cristal que lleva su nombre, será la primera de ellas en visitar. Visitaremos una fábrica de cristal y recorremos sus calles.

Burano, la habrá visto en miles de fotos, porque es tan fotogénica que no podrás parar de fotografiar sus casitas de colores.

La última, Torcello, es la más tranquila y silenciosa, perfecta para ver un precioso atardecer en la Laguna de Venecia. 

Tres islas de Venecia: Murano, Burano y Torcello

Día 3: Las playas de Venecia. El Lido.

Dedicamos un día para relajarnos en la playa. Lo recomiendo, sobretodo si tu viaje es en verano y te apetece un poco de sol y mar.

Si lo tuyo no es la playa, tampoco es mal plan. Es la isla más diferente al resto porque es la más “normal”, tiene tráfico rodado; por lo tanto encontrarás coches, pasos de peatones y esas cosas de los normales. Es famosa por el Festival de Cine y por su Casino.

Pasa un día entre las aguas de la Laguna y las aguas del mar adriático, en el Lido de Venecia.

Playas en Venecia, el Lido

 

 

Playas en Venecia, el Lido

Playas en Venecia

Este tercer día lo vamos a dedicar a relajarnos en la playa, porque Venecia también tiene playas. Yo no me había preguntado si había playas en Venecia hasta que planifiqué el viaje a la ciudad en verano y me apetecía un día de playa.

¡Estamos en verano y queremos playa!

Lido es una de las islas más cercanas a Venecia, en tan sólo 15 minutos en vaporetto, y en 10 más, has puesto tu toalla en la arena y listo para meter el cuerpo en el agua. Cuenta con más de 12 kilómetros de playa, y el agua donde vas a bañarte del mar Adriático.

¿Cómo llegar a Lido?

Ya os adelantaba, en vaporetto. Desde la plaza de San Marcos tardarás unos 15 minutos o algo más porque has de esperar que llegue tu bus acuático. La línea 1 es la que te lleva al Lido si sales de esta zona.

Os dejo el enlace a los horarios servicios de navegación de Venecia.

El precio del transporte depende de cómo te organices pero  puedes comprar el billete de 24 horas que cuesta 20 euros y aprovecharlos para ir a las islas: Murano, Burano y Troncello y seguramente todavía te sirva para llegar al Lido. Sino los individuales cuestan 7,5 euros.

¿Qué ver en el Lido?

Bluemoon es la playa más cercana de la parada de Santa Maria Elisabetta, donde os deja el  vaporetto. Por este motivo,  es la zona con más gente.

Habrás leído o te hablarán de playas libres y privadas.

La playa Bluemoon es área libre y hacia la izquierda mirando al mar toda esa zona del Lido.

No entiendo el concepto de playa privada más allá del acceso directo de los hoteles a la playa y porque ofrecen servicios como alquiler de hamacas, sombrilla incluso toallas sino vas preparado.

Por eso a mi que me gusta explorara fuimos hacia la zona privada, andamos por la playa y se despeja en apenas unos metros de Bluemoon. Las áreas privadas os recuerdo están hacia la izquierda mirando al mar.

Están genial, apenas gente, el agua más clara y perfecta para caminar por la arena.

Vista de las playas privadas en el Lido. Al fondo, el Hotel Excelsior Venecia donde se fundó el festival de cine.
Vista de las playas privadas en el Lido. Al fondo, el Hotel Excelsior Venecia donde se fundó el festival de cine.

El Festival de Cine de Venecia se celebra todos los años aquí, en el Lido, y el hotel Excelsior era el hotel del festival.

El hotel tiene un aire morisco y unas vistas al Adriático y a la Laguna increíbles.

Vista de uno de los patios en el Hotel Excelsior de Venecia.
Vista de uno de los patios en el Hotel Excelsior de Venecia.

Gracias al personal por dejarnos pasar a echar una ojeada al hotel. Un placer disfrutarlo por  un rato.

Ya de vuelta puedes acercarte a la iglesia de San Nicolás. Esta iglesia alberga los restos del patrón de los marineros.

Es un paseo muy recomendable con vistas a la laguna, de vuelta para coger el vaporetto. Otra atardecer bonito, esta vez, desde el Lido de Venecia.

Vista de la Laguna de Venecia desde el Lido.
Vista de la Laguna de Venecia desde el Lido.

Tres islas de Venecia: Murano, Burano y Torcello

Murano, Burano y Torcello

Si estás más de un día en Venecia o no es tu primera vez en la ciudad, has visto lo imprescindible de Venecia y quieres más, te cuento mi alternativa para el segundo día en Venecia; visitar tres de sus islas Murano, Burano y Torcello.

Nos vamos a las islas cerquita de Venecia,  en su Laguna.

¿Cómo llegar a Murano, Burano y Torcello?

En vaporetto, es la alternativa más económica y no te lleva mucho tiempo.

Mi consejo es comprar el ticket de 24 horas que cuesta 20 euros y aprovéchalo para ir a las Islas y luego en la ciudad puedes navegar también el Canal. Recuerda que la duración del ticket es 24 horas.

También puedes hacer excursiones guiadas por 20 euros que visitan las 3 islas. Sería una  opción acertada.

Compramos nuestro ticket y nos vamos a Murano, sí, dónde se fabrican el cristal con este mismo nombre.

Murano

La isla más cerca de Venecia es Murano. Desde los embarcaderos de la plaza de San Marcos te llevará unos 50 minutos aproximadamente. Está justo en el otro lado de la Isla.

Es bien conocido por el cristal y también tiene una de las basílicas más antiguas de Venecia: la Basílica de Santa María y San Donato.

Pasar a las fábricas para ver soplar el vidrio es algo casi inevitable. Eso sí, llevad abanico porque la temperatura que alcanza para manipular el vidrio es muy alta y se nota en la sala.

Cerca de la Basílica de Santa María

Burano

Este pueblo sí que es muy peculiar, colorido allá donde mires.

Sus casitas de colores atraen el turismo como el imán a los metales. Elije tu color favorito y dispara tu cámara sin parar.

Casas de colores en Burano

El pueblo es muy pequeño, de manera que con unas horas es suficiente, pero sin duda, muy recomendable.

¡A mi me encantó!

Casas de colores
Mas casas de colores. Fachadas amarillas, rojas, azules,…

¡Podría estar poniendo fotos de casitas de colores todo el día!

Torcello

La última isla que visitamos fue Torcello. Está a 5 minutos de Burano.

Y una vez allí parece mentira que fuera la isla veneciana más poblada, los habitantes actualmente no superan la veintena. Totalmente rural y  tranquila.

Lleva repelente antimosquitos porque está llena de ellos.

Sigue el camino por el canal que te lleva hacia la Basílica de Santa María dell’Assunta, es el edificio más antiguo de la laguna.

 Vista del pueblo de Torcello, al fondo se puede ver la torre de la iglesia más antigua de Venecia.
Vista del pueblo de Torcello, al fondo se puede ver la torre de la iglesia más antigua de Venecia.

Lo que más me gusto fueron las vistas hacia la Laguna, se sumó que vimos el atardecer desde ahí mientras esperábamos el vaporetto.

Atardecer en Torcello. Vistas a la Laguna de Venecia.
Atardecer en Torcello. Vistas a la Laguna de Venecia.

 

Recorrer Venecia

Recorrer la ciudad de Venecia

No hay coches en Venecia, algo que propicia recorrer la ciudad de Venecia caminando.

Otra alternativa es navegando, los vaporettos son los autobuses acuáticos en Venecia.

Os cuento el recorrido de la ciudad andando, recorremos el Gran Canal, sus puentes y nos detenemos en sus lugares más emblemáticos.

¡Disfruta la ciudad porque es una maravilla!

El Gran Canal de Venecia

Recorrer el Gran Canal, andar por las calles de Venecia es lo mejor para conocer esta preciosa ciudad.

Está lleno de calles estrechas, pequeños canales por todos lados,  puentes que cruzan de un lado a otro, otros que dan acceso a las casas.

El Gran Canal, a pesar de ser una canal bastante grande, son casi 4 kilómetros de longitud, no hay demasiados puentes. De hecho, son 4 puentes los que dan acceso de un lado a otro del Canal.

Empezamos el recorrido desde Piazzale Roma hasta la Piazza San Marco.

De puente en puente por Venecia

  • El Puente de la Constitución, este puente es el más moderno y diseñado por el arquitecto Santiago de Calatrava. Es el primero que encontrarás según nuestro recorrido ya que comunica Piazzale Roma con la estación de trenes de Santa Lucía.
Puente de la Constitución diseñado por el arquitecto Santiago Calatrava.
Puente de la Constitución diseñado por el arquitecto Santiago Calatrava.
  • Avanzando un poco en el camino encontramos el Puente de los Descalzos, junto a la estación de Santa Lucía.
  • Puente de Rialto, es el más antiguo, super fotografiado y completamente lleno de gente a cualquier hora.

    Puente Rialto de Venecia.
    Puente Rialto de Venecia.
  • Por último  y ya muy cerca de San Marcos, el Puente de la Academía.

Camino a la Plaza de San Marcos

Hicimos el recorrido unas cuantas veces y cada vez me gustaba más.

Si sigues la ruta que bordea el Gran Canal no  hay perdida ninguna y el final será en el “salón más bello de Europa”, así llamó Napoleón a la Plaza de San Marcos.

Asómate a los rincones de Venecia, encontrarás indicaciones para ir a los sitios más emblemáticos por toda la ciudad.

La Plaza de San Marcos

Y llegamos a la Plaza San Marcos, llegamos de noche y es tan ¡bonita!. Volvimos al día siguiente para verla deslumbrar.

Plaza de San Marcos, nuestro destino en el recorrido por Venecia.
Plaza de San Marcos, nuestro destino en el recorrido por Venecia.

Aquí se encuentran los edificios más representativos de la ciudad; la Basílica de San Marcos y su campanario, el Campanile, el Palacio Ducal, el Museo Correl, y la Torre dell’Orologio.

Es el lugar más bajo de Venecia de manera que cuando se produce lo que llaman “acqua alta”, la plaza es el primer lugar en inundarse.

Tened en cuenta que en la plaza de San Marcos no se puede comer ni beber, ni sentarse en los soportales. Tan sólo puedes sentarte debajo de la Torre Campanile.

Hay chicos que informan amablemente a los turistas de las normas de comportamiento que podrían ser causa de multa.

La Basílica de San Marcos

No se puede entrar con los hombros descubiertos y las piertas han de estar cubiertas hasta rodilla, tampoco se puede entrar con mochila.

Tenedlo en cuenta porque las colas para entrar a su interior son en torno una hora para acceder y tendrás que ir a un guardarropas gratuito para dejar la mochila en el caso que la lleves, y comprar una especie de pañuelo por dos euros en la propia Basílica en caso de vestir con tirantes.

La Basílica me pareció mucho más espectacular por fuera que por dentro, pero si disponéis de tiempo entrad a ver su interior ya que hemos llegado hasta aquí.

El Campanile

Basílica de San Marcos y a su lado su campanario, el Campanile.
Basílica de San Marcos y a su lado su campanario, el Campanile.

El Campanile es el campanario de la Basílica, una torre de 95,8 metros de altura. Es el edificio más alto de la ciudad y antiguamente también servía también de faro a los navegantes.

 

 

 

Verona, mucho más que amor

Recorrer Verona en un día

En nuestro viaje hacia Venecia, nos detenemos en Verona.

Un día en Verona, veréis que nos ha dado tiempo a recorrer casi toda la ciudad y lo hemos disfrutamos mucho.

Todo el mundo la conoce por Julita, ¡oh Julieta!. Mi propuesta, después de recorrer la ciudad, se podría saltar la visita a la casa de Julieta pero no la subida al mirador del Castillo de San Pietro.

Shakespeare nos relataba el drama de dos adolescentes enamorados y entre los escenarios se sitúa la casa de Julieta, aquí en Verona.

Todavía no había entrado y sentí que me iba a gustar. La entrada al centro histórico por la Puerta medieval del Bra da paso al centro histórico de Verona.

De Plaza en Plaza en Verona

La Piazza Brá

La Piazza Brá, algunos dicen la más grande del país. No lo sé, pero sí sé que es bonita. Lo más destacado sin duda de la plaza es su anfiteatro, de los mejores conservados. Escuchar ópera en este anfiteatro me han contado que es una auténtico placer.

En la Piazza Bra, el anfiteatro Arena es uno de los mejor conservados.
Recorriendo la ciudad de Verona, en la Piazza Bra.

Los típicos posados en la Plaza del Brá son en una fuente en el centro del la plaza, en frente del Arena y con el corazón de Verona.

De posado con mi amigo Rubén, detrás el anfiteatro.
De posado con mi amigo Rubén y detrás de nosotros, el anfiteatro La Arena. ¡Nos faltó una Ópera!

Piazza delle Erbe

Desde la Plaza del Brá por la calle de Giuseppe Mazzini (la calle para shopping) hasta otra de las plazas más bonitas de Verona, la Piazza delle Erbe. Fue centro neurálgico de la ciudad en tiempos de los Romanos. Ahora es una plaza muy animada, con muchos restaurantes alrededor.

Con fachadas de edificios decadentes muy particulares. ¡Me encantaron!

La Madonna de Verona y el Palacio Maffei al fondo.  ¡Rubén puedes no girar la cámara tanto, luego me mareo viendo estas fotos!

En el centro la Madonna de Verona y al fondo el Palacio Maffei.

Y la Torre dei Lamberti, antiguamente símbolo de poder y riqueza de las familias nobles. En la actualidad pocas quedan, esta es particularmente bonita por sus 84 metros que levantan y bandas alternas de toba y ladrillo.

La Torre de Los Lamberti
La Torre de Los Lamberti

Piazza dei Signori

La ultima plaza en el recorrido y que destacaría, es la Piazza dei Signori. Se accede a través de la Piazza delle Erbe por una calle estrecha bajo un arco. También se le conoce como la Plaza de Dante, en el centro una estatua suya y alrededor todo palacios.

Justo al lado un complejo funerario , las “Arche scaligere”, de estilo gótico al que debes echar al menos un vistazo. Protegido por una valla de hierro forjado, dónde se aprecia una escalera, símbolo del linaje de la familia Scaligeri.

Detalle del forjado que rodea las arcas funerarias. Se aprecia la escalera, símbolo del linaje.
Detalle del forjado que rodea las arcas funerarias. Se aprecia la escalera, símbolo del linaje.

Las mejores vistas de Verona

Las mejores vistas las consigues al subir al Castillo San Pietro. Aquí ya no hay aglomeraciones, menos afluencia de turistas y merece mucho la pena.

Nosotros seguimos caminando por la ciudad, acercándonos al río. Caminar por la orilla hacía el Castillo es un paseo de lo más agradable.

En mi opinión mucho más que subir al supuesto balcón de Julieta para hacer la foto.

Vista del Ponte Pietra de Verona. Camino al Castel San Pietro.
Vista del Ponte Pietra de Verona. Camino al Castel San Pietro.

Y sí, os dejo una foto del balcón de Julieta. Está en la Via Cappello, 23, muy cerca de la Piazza de Erbes, en pleno centro, además hay indicaciones por la ciudad. No hay perdida.

Balcón de la casa de Julieta.
Balcón de la casa de Julieta.

Esta es la ruta de un día por Verona que nosotros hicimos. Verona es totalmente recomendable y si andas por Venecia, acércate y descubre la ciudad por ti mismo.