Visita Lisboa, la ciudad blanca

Visita Lisboa

Esta vez planificatuvisita.com visita Lisboa, expectativas alta sobre la ciudad blanca. Ciudad llena de luz que invita al paseo y a descubrir sus secretos.

En esta entrada te cuento qué ver, ruta por Lisboa en un día, curiosidades  y mi ‘Lisboa, mucho más personal‘ en breve.

Si dispones de pocos días para visitar la capital y sus alrededores, recomiendo centrar tu visita en los barrios más pintorescos de Lisboa. De manera que visitaremos el centro histórico de Lisboa y dejaremos la zona nueva para otra ocasión.

¿Qué ver en Lisboa?

La ruta planificada nos llevará todo el día paseando por esta preciosa ciudad, llena de casas de colores, adoquines adornando sus fachadas y tranvías en un ir y venir de sus calles.

La ruta del día cubre los barrios con más aroma lisboeta de la ciudad: La Baixa, El Chiado, El Barrio Alto y La Alfama.

Por la mañana partimos de la Plaza de Luís de Camoes en Barrio Alto hasta la Plaza del Comercio en la Baixa. Será el momento de hacer una parada para reponer fuerzas disfrutando de la gastronomía portuguesa.

Habremos disfrutado de los Barrio Alto, El Chiado y La Baixa, dejando para la tarde la visita a La Alfama.

Para entender esta ciudad destacaría dos hechos que la marcan claramente.

  • En el 1755 un terremoto sacude la capital, seguido de tsunamis e incendios. La ciudad se destruye por completo, noventa mil personas pierden la vida.
  • La dictadura más larga del siglo XX en Europa.

Barrio Alto

Partimos de la Plaza de Luís de Camoes, límite del Barrio Alto y Chiado.

Esta plaza fue escenario importante en La Revolución de los Claveles, 25 de abril de 1974, caída de la dictadura salazarista. Los militares, acompañados por el pueblo celebraron la victoria en este lugar.

Ahora es punto de encuentro para estudiantes porque esta Plaça de Luís de Camões da acceso a la zona de vida nocturna más importante de la ciudad. Más de 250 bares salpican las callejuelas del Barrio Alto de Lisboa.

Estatua de Luís de Camoes, poeta portugues, en la plaza que lleva su nombre.
Vista de la Plaza de Luis Camoes en Lisboa
Vista de la Plaza de Luis Camoes en Lisboa

Encontramos también, en esta misma plaza, una de las paradas del conocido tranvía turístico número 28, que podéis ver como imagen de portada.

Si tomamos la Rua do Loreto que sale de la plaza veremos desde la parte alta, uno de los elevadores de Lisboa.

Elevador da Bica

Cuatro son los ascensores que ayudan al ascenso de las empinadas calles de Lisboa. El Elevador da Bica parece ser el menos frecuentado por los turistas y es una estampa de lo más pintoresca de la ciudad.

Elevador da Bica en Barrio Alto. Uno de los famosos elevadores de Lisboa
Elevador da Bica en Barrio Alto. Uno de los famosos elevadores de Lisboa

Barrio de Chiado

Definido por algunos como el “Montmartre” de Lisboa, se reconstruyó por completo tras un aparatoso incendio en 1988.

El incendio se inicia en unos grandes almacenes y arrasa el corazón de la Lisboa romántica.

Esta zona era lugar de reunión de intelectuales, ahora llena de comercios. A pesar de esto aún podemos encontrar en algunos de sus rincones algo de ese aire. Antiguos comercios y cafeterías del siglo XX nos ayudan a viajar en el tiempo.

Paramos un momento en Largo do Chiado, dos estatuas encontramos en el Largo. Dos personajes representativos del barrio: António Ribeiro y Fernando Pessoa

En el centro del Largo la estatua de Antonio Ribeiro, poeta satírico y gran imitador de los personajes de la época.

António Ribeiro Chiado
António Ribeiro Chiado

En la terraza de la cafetería ‘A Brasileira’ encontramos a Fernando Pessoa en una estatua de bronce. La mayoría de turistas no se resisten a hacerse una foto junto a Fernando Pessoa.

A la cafetería, inaugurada en el 1905, merece la pena entrar aunque sólo sea  a echar un vistazo. Los tallados de madera en todo el interior te trasladan a otra época.

Café A Brasileira. Inaugurado en el 1905. En su terraza, la estatua de Fernando Pessoa.
Café A Brasileira. Inaugurado en el 1905. En su terraza, la estatua de Fernando Pessoa.

Continuamos Rua Garret y encontramos una de las librerías más antiguas del mundo (acredita un cartel) que siguen en funcionamiento.  Casi tres siglos lleva en funcionamiento ya que fue fundada en el 1732.

Elevador de Santa Justa

Cambia su nombre de Elevador do Carmo a Elevador de Santa Justa, 45 metros de altura que se construyeron como solución para la conexión entre la Baixa y el Chiado. Ahora, atracción turística lisboeta.

Vista del Elevador de Santa Justa, Lisboa.
Vista del Elevador de Santa Justa, Lisboa.

Su diseño es obra del ingeniero Raoul Mesnier de Ponsard, la termina de construir en 1902 y utiliza algunas de las técnicas de grandes construcciones francesas, como la Torre Eiffel. Estructura de hierro que eleva al Barrio Alto para poder disfrutar de unas vistas espectaculares.

Es posible acceder a las vistas sin subir en el elevador, de manera que si únicamente quieres disfrutar de las vistas tienes acceso desde el barrio Alto.

Sino quieres perderte la experiencia de subir en él, el precio ida y vuelta es de 5 euros y da acceso al mirador.

La Baixa

El terremoto destruye prácticamente toda la ciudad. El marqués de Pombal es el encargado de llevar a cabo la reconstrucción, dando nombre a un estilo propio de reconstrucción, el estilo pombalino.

Plaza del Rossio

Plaza del Rossio o Plaza de Don Pedro IV. En ella encontramos la estatua de Don Pedro IV, conocido como Rey Soldado.

Estatua de Pedro IV, el Rey Soldado, en la Plaza del Rossio, Lisboa.
Estatua de Pedro IV, el Rey Soldado, en la Plaza del Rossio, Lisboa.
Cuatro figuras femeninas en la base de la estatua de Pedro IV representan las bondades del Rey. Justicia, pruedencia, fortaleza y templanza.
Cuatro figuras femeninas en la base de la estatua de Pedro IV representan las bondades del Rey. Justicia, pruedencia, fortaleza y templanza.

Desfiles militares, espectáculos, juicios y Autos de fe tenían lugar en esta plaza. Ahora es centro neurálgico de la ciudad, rodeada de bellos edificios de estilo pombalino.

En uno de sus laterales encontramos en el Teatro Nacional Doña María II.

Caminaremos a través de la calle principal de la Rua Augusta.  Esta calle peatonal une la Plaza del Rossio con la Plaza del Comercio. Toda ella empedrada en blanco y negro dará acceso a la majestuoso Plaza del Comercio  a través del Arco del Triunfo.

Plaza del Comercio

Atravesando el Arco del Triunfo, podemos leer sobre él:

VIRTVTIBVS MAIORVM VT SIT OMNIBVS DOCVMENTO

Que las virtudes de los más grandes sean una enseñanza para todos

La Plaza del Comercio, abierta al Tajo. Recordad que a causa del terremoto hubo que reconstruir toda la ciudad.

Plaza del Comercio, Lisboa.
Plaza del Comercio, Lisboa.

En el centro la estatua  de José I, rey portugués al mando durante el terremoto.

En este instante en el que divisas el Tajo desde esta inmensa plaza no puedes resistir la tentación de acercarte su orilla; y disfrutar de las vistas desde dónde se puede ver el puente del 25 de Abril.

Vista del Puente 25 de Abril desde la orilla del Tajo en la Plaza del Comercio.
Vista del Puente 25 de Abril desde la orilla del Tajo en la Plaza del Comercio.

 

Azure Window, Malta

Cae Azure Window, Malta

La naturaleza igual crea que destruye, quizás mejor le llamamos transforma. El 8 de marzo de 2017 se desploma Azure Window.

Ahora parece que nunca hubiera sido parte de ese paisaje. Que ni yo misma hubiese estado en ese lugar este pasado septiembre. Qué extraña sensación…

Un arco de piedra caliza de 28 metros de alto, uno de los mayores atractivos turísticos de Malta y parada obligada en tu visita a Malta.

Escenario de película, típica estampa maltesa que debías llevar de vuelta de tu viaje a esta tierra.

Olas del mar, el  viento una y otra vez golpeando la costa, desgaste progresivo. Definitivamente, la tormenta del pasado día 8 hace desaparecer del paisaje maltés la Ventana Azul.

Para el recuerdo, para mi recuerdo. Ya señalaba en mi visita a Gozo  que parar para visitar la Ventana Azul era algo que no podías dejar pasar.

Como pensar que estaría tan cerca su desplome.

Ahora leyendo varios artículos parece que según informes realizados no muchos años atrás, sobre el 2013, ya informaban que el desgaste de este arco era inevitable aunque no indicaban riesgo inminente de desplome.