Oporto, mucho más personal

Porque me di cuenta que a veces vivo más de noche que de día, que la compañía importa…

Esta vez, una especial visión de mi visita a Oporto, diferente, mucho más personal, de noche y de día siempre en compañía.

Me acompañan en el viaje Miren y Rubén. Contenta.

Vivo más de noche que de día, Oporto

Os adelantaba que llegamos al oscurecer a Oporto, algo que no es complicado en Europa si viajas a finales de otoño o invierno como es el caso. Bien, os comentaba… nos perdimos en la ciudad.

Nos alojamos relativamente lejos del centro y andamos hasta llegar a él, se hizo un poco largo pero el camino fue divertido y conseguimos ubicarnos en la ciudad.

Nuestra ruta loca, de noche, nos lleva desde la Casa de la Música hasta la zona de la Ribeira pasando por la Torre de los Clérigos, la librería Lello, la Avenida de los Aliados, el Ayuntamiento, y más.



728x90_Upto25

Avenida de los Aliados

Parece que nos estaba esperando toda iluminada esta bonita Avenida principal de Oporto, la Avenida de los Aliados.

Paseamos y jugamos un rato..

San Bento

Esta estación es realmente una pasada de bonita. Imagina y viaja en el tiempo en su hall.

Muy cerca de la estación se encuentra este edificio que encontrarás como referente de publicidad. Me gusta.

Bueno, bonito y barato. Y así es esta ciudad buena, bonita y barata. Vamos!

Librería Lello

La fachada de la librería Lello de noche me parece aún más de película que de día. ¿ Qué opináis?

De vuelta a nuestro alojamiento y con ganas de que se haga de día!

Mercado de Bolhao

Lugares que no habíamos podido ver de noche, mercado de Bolhao. Hasta el señor de la derecha está contento con nuestra visita!

Más…

De nuevo más Torre, más Librería, más Ribeira, más Puente de Don Luis,  más y más.

Ya habíamos andado suficiente, paramos a comer junto al Río, nos sentamos a disfrutar un rato de las vistas y levantamos el cuerpo y el alma camino a Vila Nova de Gaia,

Vila Nova de Gaia

Parece que forma parte de Oporto, pero cruzamos y estamos en otro ciudad portuguesa, Vila Nova de Gaia.

Justo enfrente de Oporto cruzas el río, y voy cruzando el río…

Voy cruzando el río. Chan Chan

Sí, sí, es lo que parece, nos vamos a tomar unos vinitos.

Conocida esta zona por alojar las famosas bodegas donde se fabrica el vino con denominación de origen de Oporto.

En esta orilla encontramos unas embarcaciones típicas  “rebelos”  originalmente para el transporte de los toneles de vino.  Hoy son reclamo turístico para pequeños cruceros por el Duero.

Cruza, bodegas, vamos!

Hay muchas, a nosotros nos recomendaron una en particular.

La vuelta a Oporto, con sonrisa en nuestras caritas, ganas de noche.

A mi y a mi compañía nos encanta el día pero la noche nos apasiona, ¿verdad?

En búsqueda de un sitio para cenar, sin nada reservado, confiamos en la recomendación de un chico portugués. Missopo nos dijo, allí fuimos.

No sé por qué pero sabía que buscábamos algo diferente, y ahí los tres. Un local con aire industrial, diferente.

Diferente, íntimo nos dijeron, tanto que casi no podíamos ver lo que servían en el plato. Sí, sí, aunque cuando te falta información en unos de tus sentidos, se acentúan los demás. Seguro que saboreamos mucho mejor.

¿Lo recomiendo? Pues sí, por qué no. Fue divertido y diferente. Nada especial en cuanto a la comida pero acentuó otros sensaciones.

Después buscamos más noche…

La noche de Oporto destaca por alternativa. Hasta aquí os dejo viviendo la noche, arropada en perfecta compañía.